miércoles, diciembre 16, 2009

HACE 75 AÑOS

«La presencia del Crucifijo en las escuelas no ofende a ningún sentimiento, ni aun al de los racionalistas y ateos; quitarlo, ofende al sentimiento popular, hasta el de los que carecen de creencias confesionales.

¿Qué se va a poner donde estaba el tradicional Cristo agonizante? ¿Una hoz y un martillo? ¿Un compás y una escuadra? O ¿qué otro emblema confesional?

Porque hay que decirlo claro, y de ello tendremos que ocuparnos: La campaña es de origen confesional... Claro que de confesión anticatólica y anticristiana. Porque lo de la neutralidad es una engañifa».


Miguel de Unamuno.

5 comentarios:

soldado_vikingo dijo...

Unamuno no es santo de mi devoción, pero sus palabras se pueden aplicar perfectamente hoy.

Hispanicus dijo...

Sabias palabras las de Unamuno. Quitar el crucifijo de las clases es el primer paso para tener ciudadanos atontados y serviles, que hagan todo lo que diga el gobierno que es el que piensa por ellos.

Lo digo alto y claro, a mi el gobierno socialista me toca los cojones, es que me da campanazos lo que diga Zapatero y su puta madre. Yo llevo una pequeña cruz en mi abrigo y no va a haber cojones de quitarmela ni con un decreto ley. Cuantos más palos nos den, más vamos a combatirlos, eso está claro.

Un abrazo

Majestad No Firme dijo...

Únete a la campaña de petición al rey para que no sancione la ley del aborto.

¡Majestad no firme!

Jareb dijo...

Primero habría que saber en cuántos colegios quedan crucifijos. Sin que diga nada el gobierno se han ido erradicando.
Si la competencia en Educación es de las Comunidades Autónomas, ¿qué pinta ahí el gobierno central? Estamos ante una nueva cortina de humo.
Para cruz, la que tenemos que soportar en la Moncloa.

Legionarius dijo...

España es un país cristiano se pongan como se pongan los socialistas y su alianza de civilizaciones.

Un saludo español...